lunes, 20 de noviembre de 2017

Dentro de cada corazón




Dentro de cada corazón

Dentro de cada corazón
late la belleza del vivir…
para sentir
la creación
mil veces repetida…
mil veces renacida

Corazón
creación
ilusión…
forman la vida amada
enamorada…
que viene amarrada
con una flor.

Y así fluye la ilusión
como un río embravecido…
que se deslumbra en los brazos de Cupido…
con sueños de amor.




Humberto Silva Morelli






lunes, 13 de noviembre de 2017

Los animalitos que he querido.



Cuando yo era un pequeño regalón…
tenía un bonito
lorito
mamón…
que me amaba…
y me besaba
el corazón.

Después que murió mi lorito
no tuve lorito,
gatito,
ni perrito
que me molestara,
que me amara
hasta que me casé.

Entonces compré
un perro chiquito
y también bonito…
que de grande sería
alto-fornido…
y viviría
en el patio interior
de mi nuevo nido
de amor.

Después tuve más perritos
bonitos…
criados
y educados…
pero eran como la gente…
cada uno diferente
aunque todos nos dieron amor.

El primero fue inteligente
y cuidador.

Otro saltaba panderetas
y puertas completas.

El último fue un dulce bombón.

Un negro panzón
y mamón…
que lo quisimos…
y por quererlo lo dimos…
cuando supe que ella iba a partir.

Yo estaba herido…
Y cuando ella se hubo ido…
¡Quise morir!

Pero D’s no lo quiso…
no hizo
caso de mi dolor,
al darme un nuevo bálsamo de amor.

Y fui amado.
Y nuevamente caí enamorado.

Volví a vivir.
Y volví a sentir…
que la vida corría a mi lado.

¿El ruaj de mis perritos,
estará en el cielo…
con la neshamá
de su mamá?

Ahora tengo dos gatitos...
cariñosos
melosos.

Nuevamente vivo enamorado.
Nuevamente me han amado.
Nuevamente me han besado.

Así es la vida.
Simple y escondida…
complicada y pervertida.
Difícil de entender…
Pero si tú la sabes querer…
ella será tu amada.
Será tu eterno renacer.


Humberto Silva Morelli 

sábado, 11 de noviembre de 2017

Estimación étnica.


Coloco esta noticia publicada en mi página de Facebook (*) cuya coincidencia con lo que publiqué en este... mi blog de poesías... es realmente asombrosa.

No deja de ser curiosa mi estimación étnica, aunque no la creo desacertada, dado lo que una vez dijeron de mi vida anterior.
​DIOS MIO. La estimación étnica de Humberto es una sorpresa!
WITTYBUNNY.COM
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
Comentarios
Me gustaMostrar más reacciones
Responder27 de agosto a las 23:20
Administrar
Humberto Silva Morelli Hace 11 años una amiga vidente, ubicó mi vida anterior, junto con Esther y Ruth en las tierras de Ur, quizás antes de la época de Abram. Este ADN era posible en esa época. Para detalles, ver mi blog "Poemas de Humberto Silva Morelli".






martes, 7 de noviembre de 2017

6 de noviembre de 2017



Tengo 90 años…
hoy 6 de noviembre de 2017


Tengo 90 años,
casi sin desengaños.

He amado.
Me han querido…
y donde he pasado…
me han honrado…
¡¡¡HE VIVIDO!!!

Todo lo que uno tiene…
hasta el amor que viene
está…
y de pronto se va…

Siempre he agradecido
lo que me han dado.

Siempre he aceptado
que puedo no ser querido…
y he vivido
junto al olvido.

El vacío se siente…
si lo que estuvo no está.

Pero hoy…
no es un día para pensar.
ni para llorar.

Hoy
debo celebrar…
con Ruthy mi dulce alegría.


Hoy
debo celebrar…
con  la hermosa familia mía…
Contigo
amigo
a mi lado…
junto a ti amiga que no me has olvidado.

Hoy debo celebrar…
debo apreciar…
esta bella acogida
en mi larga y feliz vida.

Hoy debo festejar…
debo sentirme amado
y seguir enamorado.

Y hoy debo dar gracias al Creador
y a su amor…
por la bella vida que me ha regalado…

BRINDANDO ¡¡¡LEJAIM!!!
¡¡¡POR LA QUERIDA…
VIDA!!!

con muchos bríos…
amigos míos.

Brindemos por todos nuestros momentos felices…
y por todas nuestras raíces…

¡¡¡LEJAIM!!!







  
Hoy…
debo celebrar
con Ruthy mi dulce alegría…

Con  la hermosa familia mía…
Contigo
amigo…
a mi lado…
junto a ti amiga que no me has olvidado.

Debo festejar…
Sentirme amado…
y seguir enamorado.


Humberto Silva Morelli


jueves, 2 de noviembre de 2017

Reflexiones




Reflexiones


Muchos años ha… este verso me produjo una bella emoción, que aún tengo grabada… guardada… en mi corazón.


¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ficción,
una sombra, una ilusión,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.
                                       
                                          (Pedro Calderón de la Barca - 1635)


Y recién hoy, se por qué lo sentí… así… dentro de mí:

Yo sueño…
porque la vida es un continuo soñar…
Es un amor sin dueño…
el deseo de amar.

Y deseando vivo...
y amando escribo.

Mis caminos…
son mis destinos
para amar
y soñar.

Y canto al caminar
soñando mi cantar.

Se que la vida no tiene dueño…
y que para mí
es un sueño de amor.

Sí…
sólo por eso sueño…
y por eso soy un soñador.





Humberto Silva Morelli

sábado, 21 de octubre de 2017



Pensamientos…


El verdadero amor.


El verdadero amor
en su querer,
no teme ser reemplazado.

Por eso…
y a veces sólo con un beso…
ayuda a tu bien amado
para ser
mejor.

Ese amor…
es el que siempre vive…
Siempre está…
Siempre recibe…
Siempre da.






Humberto Silva Morelli 

sábado, 7 de octubre de 2017

Simjat Torah



Amando a mi Torá

Curioso…
nadie le ha cantado a mi Torá…
siendo el libro más hermoso…
que ha bebido mi neshamá.

En ella nada es historia
aunque todo es sucedido.
¿Es ilusoria?
¿Es oratoria
sin sentido?

No importa…
Te conforta
dando amor
al desnudar su propio dolor.

La Torá…
muestra la verdad
de la vida…
que siempre está
escondida…
entre mucha maldad.

Al quererla…
es una bella perla…
que siento
como bálsamo para el sufrimiento
de un alma atribulada…
angustiada.

Es mi consuelo…
Es mi remedio
de vida.

Pero hay que entenderla…
quererla…
y sentir su esencia escondida.

Ella te da ilusiones
para vivir
y morir.

Ella es luz del Hacedor…
que nos envía dones
para descubrir…
para abrir
el corazón
a la razón
del amor.

Mi Torá
sólo es eso…
sólo es un beso
que viene del Más Allá.





Dedicada con amor a mis actuales amigos rabinos, Tzvy, Daniel, Efraím, Alejandro, Schmuel y Eduardo y a todos los otros pocos rabinos y sacerdotes que han sido parte de mi vida, como mi tío Miguel. Todos ellos me han dado el amor que nos pide dar nuestra Torá.


lunes, 2 de octubre de 2017

La ternura de nuestro Izcor




La ternura de nuestro Izcor (*)



La ternura de nuestro Izcor,
para mirar nuestro existir
por lo dejado en el olvido…
yo no lo había sentido…
y lo sentí cuando ayer lo escuché.

La dulzura con que nuestro Izcor
envolvió mi diario vivir,
por lo dejado en el olvido…
yo no lo había percibido…
y lo sentí cuando ayer lo escuché.

La hermosura que nuestro Izcor
hace a nuestra alma advertir,
dentro de lo amado y lo perdido…
que yo no lo había vivido…
y lo vi cuando ayer lo escuché.

La frescura con que nuestro Izcor
deja a nuestra alma fluir,
en el recuerdo nunca perdido…
nunca en el olvido…
de ese amor que no puede ser vencido…
y lo comprendí cuando ayer lo escuché.

El Izcor me explicó
y me insistió,
que debía vivir el hoy
amando lo que soy…
y lo que he dejado…
lo que ha partido,
lo que he amado
aunque yo esté herido.

Me dijo
y me recordó…
que yo
de ÉL era “Hijo” …
y que debía amar
todo lo que ÉL me había dado
y también quitado…

Me recordó que debía amar
para ser amado…

Me recordó que la belleza de la vida,
no puede ser arrebatada…
ni perdida…
ni olvidada…
ni destruida…
porque vivir:
es amar y sufrir…
es dar…
es amar…
es dejar y partir.


Y cuando eso pensaba…
mi ser entero volaba…
bañado y bendito
sobre el cielo infinito...
siguiendo las claras huellas
que deja el cielo entre sus estrellas.





(*) Izkor es una plegaria de Yom Kippur (el Día del Perdón), que tiene un profundo impacto espiritual en el alma de nuestros seres queridos y fallecidos, y que también deja una profunda impresión espiritual en quienes la entienden, la dicen y la sienten… logrando que con los recuerdos de esos amores que han partido, nuestra alma nos impulse a luchar por hacer del mundo un lugar más afectuoso, más bello y más humano. En la vida judía, este objetivo de bondad es conocido como olam hajésed yibané, “construir un mundo de bondad”. Después de ver esta explicación, por favor, relea el poema y entenderá lo que yo sentí.


 Humberto Silva Morelli